La Organización Mundial de la Salud clasificó al glifosato como “probablemente cancerígeno para humanos”

En marzo de este año, 17 expertos de 11 países se reunieron en la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC), en Lyon, Francia, para analizar la carcinogénesis de los pesticidas organofosfatados, incluido el glifosato.

Los expertos concluyeron que el glifosato es probablemente cancerígeno para humanos.

Para descargar la síntesis del estudio, haga click acá

Curso “Legislación Alimentaria Vigente” a cargo de la Dra. María Emilia Gautero

El Curso “Legislación Alimentaria Vigente”  es dictado en la ciudad de Rosario y Buenos Aires por la Dra. Ma. Emilia Gautero, Abogada Asesora Legal en Productos Alimenticios, Asesora legal ASSAL (Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria) y de la Dirección de Promoción de Salud del Ministerio de Salud de la Nación.

El curso está desarrollado en cuatro meses (una clase mensual).
Arancel:
Inscripción: 200 pesos
Cuota Mensual: 500 pesos

Ver información completa curso de Rosario

Ver información completa curso en Buenos Aires

El proceso de inscripción es a través Eventioz. 

En el siguiente link podrás registrarte al Curso en Rosario:

https://eventioz.com.ar/e/curso-taller-legislacion-alimentaria-vigente-rosar

En el siguiente link podrás registrarte al Curso en Buenos Aires:
https://eventioz.com.ar/e/curso-taller-legislacion-alimentaria-vigente-bueno

Quedamos a tu disposición por cualquier consulta.


Saludos cordiales!

Lic. Rosana Araujo
(11 ) 57741509
Recursos Humanos
Centro Argentino de Formación Profesional

2a Jornada de Salud, Nutrición y Soberanía Alimentaria en homenaje al Dr. Andrés Carrasco

2a Jornada de Salud Nutrición y Soberanía Alimentaria

Para inscribirse ir a https://docs.google.com/forms/d/1rZsKwh_BUekc7_e72KPnCJKbbRyWuQchSni_HQqumAY/viewform

Rogamos la mayor difusión posible.

Seminario sobre alimentación, derechos humanos y políticas agrarias en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata

En la propuesta académica se abordarán temáticas relativas a las políticas agrarias, el modelo agro exportador, la soberanía alimentaria y la pobreza vistas en relación con el derecho humano a la alimentación, a la luz de un conjunto de normas y principios derivados del derecho constitucional e internacional de los derechos humanos.

Particularmente se profundizará en el estudio comparado del reconocimiento normativo, doctrinario y jurisprudencial del derecho a la alimentación adecuada, y en las dificultades y avances experimentados en su efectiva vigencia. Asimismo se hará especial referencia a la lucha contra la pobreza y el hambre en la agenda internacional del desarrollo.
En cuanto a los sujetos agrarios se hace hincapié en los actores del sector productivo en la actualidad, y el potencial de la agricultura familiar en su rol de productor de alimentos y desarrollo territorial.
El seminario estará integrado por doce reuniones de dos horas reloj cada una, y actividades de tutorías destinadas a brindar asistencia en favor de la construcción del trabajo final. Las clases se desarrollarán los días martes de 16 a 18 horas, comenzando el día 7 de abril próximo.
El seminario, orientado a estudiantes regulares de la carrera de abogacía, y personas graduadas en disciplinas afines, propone reflexiones críticas en perspectiva de derechos.
Los estudiantes y graduados de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP interesadas en inscribirse podrán hacerlo hasta las 10 horas del día lunes 9, mediante el sistema informático de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales.
Para el resto de los interesados por favor dirigirse a www.derechoshumanos.unlp.edu.ar, como así también por consultas.
El seminario es coorganizado desde el Instituto de Derechos Humanos de la FCJyS-UNLP y el Instituto de Investigación y desarrollo tecnológico para la agricultura familiar de la región Pampeana de INTA.
Las clases se dictarán los días martes de 16 a 18 horas, comenzando el 7 de abril próximo.
Martes 7 de Abril, de 16:00 a 18:00 hs.
Martes 14 de Abril, de 16:00 a 18:00 hs.
Martes 21 de Abril, de 16:00 a 18:00 hs.
Martes 28 de Abril, de 16:00 a 18:00 hs.
Martes 5 de Mayo, de 16:00 a 18:00 hs.
Martes 12 de Mayo, de 16:00 a 18:00 hs.
Martes 19 de Mayo, de 16:00 a 18:00 hs.
Martes 26 de Mayo, de 16:00 a 18:00 hs.
Martes 2 de Junio, de 16:00 a 18:00 hs.
Martes 9 de Junio, de 16:00 a 18:00 hs.
Martes 16 de Junio, de 16:00 a 18:00 hs.
Martes 23 de Junio, de 16:00 a 18:00 hs.
Abog. Edgardo Gonzalez
Instituto de I&D Tecnológico para la Pequeña Agricultura Familiar
(IPAF) Región Pampeana – INTA
Calle 403 S/N e/ Cno. Centenario y calle 6
1894 Villa Elisa – Buenos Aires – Argentina
T.E.: (0221) 487-1079;  T.E.-Fax: (0221) 473-3172
Cel. (011) 1568472062
correo electrónico: gonzalez.edgardo@.inta.gob.ar

Curso a distancia: Soberanía Alimentaria: Introducción a las Políticas Públicas en Agrobiodiversidad

El objetivo del curso es capacitar en el manejo de los aspectos claves de las políticas públicas que conforman la soberanía alimentaria e inciden sobre el manejo y control local de la biodiversidad agrícola por parte de las comunidades. La agrobiodiversidad se enfoca desde la perspectiva del sustento y la diversidad cultural, e incluye a la agricultura, pesca, pastoreo y silvicultura en el contexto de la búsqueda de la Soberanía Alimentaria. Fecha de desarrollo: 20 de abril al 26 de julio de 2015.

Profesores: Nelson Alvarez Febles, con Carlos Alberto Vicente y María Eugenia Jeria

Acción por la Biodiversidad

Fecha de desarrollo: 20 de abril al 26 de julio de 2015

Costo por estudiante: USD 200.- Se considera la posibilidad de otorgar becas parciales a integrantes de organizaciones sociales que lo soliciten.

Durante el año pasado, 2014, se llevó a cabo la primera parte del curso, “Estrategias de control agroindustrial.” Aunque son cursos consecutivos con una lógica complementaria, no es necesario haber participado en la primera parte como requisito para inscribirse ahora.

PRE-INSCRIPCIÓN: complete el formulario que se encuentra aquí

Información sobre el curso en su totalidad

Objetivo del curso: Capacitar en el manejo de los aspectos claves de las políticas públicas que conforman la soberanía alimentaria e inciden sobre el manejo y control local de la biodiversidad agrícola por parte de las comunidades. Se buscará fortalecer las capacidades para el análisis y la acción. La agrobiodiversidad se enfoca desde la perspectiva del sustento y la diversidad cultural, e incluye a la agricultura, pesca, pastoreo y silvicultura en el contexto de la búsqueda de la Soberanía Alimentaria. Sustento es todo aquello que nos provee a los humanos lo que necesitamos para vivir: la salud a través de las plantas medicinales, los alimentos vegetales y animales, fibra para vestirnos, materiales de construcción, placer estético, entre otros muchos aportes que nos provee la biodiversidad. Se parte de las premisas de que la agricultura altamente industrializada en manos de las corporaciones es depredadora de la naturaleza, crea pobreza y desigualdad, y no produce alimentos en cantidades y calidad apropiadas; mientras que la agricultura familiar de base campesina y de pequeños y medianos productores es la opción para una sustentabilidad ecológica, económica y social. La meta del curso es dotar a los participantes de herramientas para comprender cómo las políticas intervienen sobre su realidad local, y a la vez ofrecer opciones para promover cambios.

Los temas cubiertos en la 2ª parte del curso serán:

1. La agroecología y la agricultura familiar pueden alimentar al mundo.
2. La biodiversidad agrícola produce más.
3. La agroecología como parte de la solución de problemas ecológicos y sociales.
4. La soberanía alimentaria como opción política y sustentable.
5. Espacios de acción desde lo local a lo internacional

Perfil de los estudiantes: Aquellos y aquellas que trabajan por una sustentabilidad agrícola y seguridad y soberanía alimentaria: técnicos, líderes, educadores, investigadores. Se pretende ofrecer material de estudio con distintos niveles de complejidad, para que cada estudiante pueda encontrarse cómodo. Los participantes deberán haber terminado un nivel medio de estudios, y tener conocimiento y experiencia suficiente para el manejo de los soportes informáticos. Se contempla la posibilidad de la inscripción de grupos de estudiantes de la misma organización/localidad que deseen trabajar juntos, complementando sus destrezas.

Duración: Cada parte del curso consta de 5 unidades temáticas, desarrolladas en 14 semanas, incluidos la introducción, un receso, la entrega del trabajo final y la evaluación.

Docentes: Nelson Álvarez Febles (ver Curriculum Vitae), y Carlos A. Vicente, con el acompañamiento de María Eugenia Jeria.

Inscripción y costo: El costo de cada parte del curso es de USD 200 por estudiante. Se considera la posibilidad de otorgar medias becas a integrantes de organizaciones sociales que lo soliciten.

Tiempo de dedicación: 7-10 horas semanales

Metodología del curso:

(a) El docente envía al principio de cada Tema un ensayo de discusión con las premisas principales para la discusión. En esos ensayos se incluyen, a través de enlaces interactivos, las referencias a las lecturas y materiales a ser estudiados, tanto los que son obligatorios como otros complementarios y/o opcionales. Además la oferta para estudio incluye materiales adicionales sugeridos por los docentes, compañeros y compañeras del curso, o de otras fuentes como Internet, libros, audiovisuales, revistas, conferencias, etc. Además de que los textos, los materiales básicos para el curso estarán disponibles en la biblioteca del Campus Virtual de AcBio.

(b) Para cada unidad los estudiantes deberán desarrollar algunas preguntas a partir del material presentado y estudiado, en un ejercicio de no más de 800 palabras. Se invita a que compartan a partir de las experiencias propias y de su realidad local.

(c) Tanto las comunicaciones de los docentes como los trabajos y comentarios de los estudiantes estarán disponibles para que todos y todas los vean, y se espera que vayan leyendo lo que escriben los compañeros. Además, en el Campus Virtual hay facilidades para la comunicación entre los/las estudiantes.

(d) Durante el curso se pautarán dos o tres ‘encuentros’ virtuales o chats, a través de alguna plataforma interactiva. Las fechas se darán a conocer con suficiente antelación, para que puedan ser programadas por cada alumna/o.

(e) Como se explica abajo, se requiere la entrega de un trabajo final de unas 10 páginas, o esfuerzo equivalente.

Campus Virtual: El soporte principal a través del cual se desarrolla el curso es un campus virtual, que consiste de software informático especialmente adaptado para la Educación a Distancia (EaD) por Internet. La EaD permite a los estudiantes trabajar a su conveniencia y ritmo, mientras están en contacto con colegas y docentes de una gran diversidad geográfica y profesional. Los estudiantes necesitarán tener manejo de programas informáticos de oficina y equipo compatible con PC. Para información sobre los soportes necesarios escriba acursos.acbio@gmail.com

Trabajo Final: Cada estudiante deberá entregar un Trabajo Final, dirigido a la aplicación de los conceptos compartidos en el curso a su propia realidad. Podrá ser una propuesta de trabajo comunitario, el diseño de un programa de capacitación, ideas estratégicas para influenciar la política pública en su localidad o país, entre otras muchas posibilidades. Los estudiantes tendrán asesoramiento docente para diseñar sus proyectos. La extensión será de no más de diez páginas, y, previa autorización, se aceptarán Trabajos en otros formatos: audio, video, fotografía, presentaciones en formatos informáticos, etc.

Evaluación final: Se considerará que el estudiante ha cumplido con los requisitos para recibir un Certificado de Aprovechamiento al haber entregado cuatro de los cinco ejercicios de evaluación para las unidades y haber sometido el trabajo final a satisfacción del docente. Se tendrán en cuenta otros aportes, como por ejemplo: participación en los espacios interactivos del curso a través del Campus Virtual; asistir a seminarios, talleres, conferencias y otras actividades relacionadas con los contenidos del curso, etc. La nota de evaluación será aprobado o no aprobado (no hay nota final).

Más Información: cursos.acbio@gmail.com

Para pre-inscribirse al curso, complete el formulario que se encuentra aquí

http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Noticias/Curso_a_Distancia_Soberania_alimentaria_Introduccion_a_las_Politicas_Publicas_en_Agrobiodiversidad_-_2a_Parte_Agroecologia_y_estrategias_campesinas

 

Curso de Soberanía Alimentaria 2015 de la Universidad Nacional de La Plata

Se encuentra abierta la inscripción al curso “Soberanía Alimentaria, Movimientos Sociales y Universidad”, dictado por la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), destinado a estudiantes universitarios y referentes de instituciones y organizaciones sociales.

Aprobado como Materia de Grado (optativa) para estudiantes de la Licenciatura en Química y Tecnología Ambiental y Licenciatura en Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Facultad de Ciencias Exactas (FCE), como Seminario de Grado (optativo) para estudiantes de las carreras de las Facultades de Ciencias Agrarias y Forestales (FCAyF), Trabajo Social (FTS), Licenciatura en Sociología y Profesorado y Licenciatura en Geografía de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FAHCE) de la UNLP.

Acreditado como Curso de Extensión Universitaria para ciudadanos en general.

Temas:
1. Soberanía Alimentaria y seguridad alimentaria;
2. Alimentación y consumo de alimentos;
3. Modelos de desarrollo y ambiente;
4. Impacto ambiental de los procesos de producción, circulación y consumo;
5. Movimientos Sociales y territorio;
6. Universidad y rol social del profesional.

Modalidad del curso:
Régimen presencial, cuatrimestral, de 80 horas.

Día y horario de dictado:
Viernes de 16 a 20 hs.

Fecha de inicio:
27 de marzo de 2015.

Fecha de finalización:
17 de julio de 2015.

Inscripciones e información:
Estudiantes de la FCE, FAHCE, FCAyF y FTS, a través del sistema SIU Guaraní.
Ciudadanos en general, a través de los correos electrónicos: info@soberaniaalimentaria.net /soberania_alimentaria@yahoo.com.ar

Costos y beneficios de los agronegocios. Nota de Página 12.

Costos y beneficios de los agronegocios

La utilización masiva de semillas transgénicas, herbicidas y técnicas de producción desarrolladas por multinacionales provocó una fuerte expansión rural, pero con perjuicios de diversa índole. Las autoras los señalan y plantean caminos alternativos.

Por Fernando González * y Tamara Perelmuter **

“Un modelo insostenible”

Los agronegocios son hoy nuestra agricultura hegemónica. Son una de las herencias más fuertes del neoliberalismo y se han visto legitimados por los 10 años de gestión kirchnerista. Este modelo agroalimentario potencia los aspectos netamente extractivos de la actividad agrícola. Hace uso en grandes cantidades de recursos como el agua (incluso en zonas con déficit hídrico), que en grandes cantidades se exporta con las commodities producidas (lo que los científicos llaman “agua virtual”). Lo mismo sucede con la tierra fértil, la biodiversidad y otros recursos que no son ilimitados y no todos son renovables. Estas “externalidades” engruesan la deuda ecológica del Norte con el resto del mundo.

A la hora de dar impulso a este modelo tampoco se contabiliza el uso que hace de los hidrocarburos. Fuertemente dependiente del petróleo, el modelo de los agronegocios cada vez es más caro en términos de insumos (fertilizantes, pesticidas, maquinarias de gran porte) y de traslados. Tampoco se tiene en cuenta su incidencia significativa en el medio ambiente (inundaciones, afectaciones a la salud). Costos que son asumidos socialmente, o sea, más “externalidades”.

Más allá de algunas políticas impulsadas para la agricultura familiar, durante los años de gestión del kirchnerismo se continuó con los lineamientos generales de este modelo. La diferencia es que (devaluación mediante) el agro volvió a ser una actividad sustancial para la economía argentina, proveedora de divisas y por ende productora de commodities. Esto es notorio en el Plan Estratégico Agroalimentario, que busca incrementar aún más la producción para exportación.

A casi 20 años de imposición de este modelo, los datos hablan por sí solos: cerca de 60 por ciento de la superficie cultivada del país es soja, y más de 90 por ciento de su producción se exporta; más del 50 de esa producción es controlada por el 3 por ciento del total de productores; desaparecieron un tercio de los pequeños productores; el uso de agrotóxicos se incrementó en un 1190 por ciento con respecto a 1996, generando procesos de contaminación; los desmontes avanzan a pesar de la sanción de la Ley de Bosques; los desalojos y otras situaciones de violencia no cesan, como muestra el asesinato de Cristian Ferreyra y Miguel Galván, entre otros.

Para que los sectores dominantes de este modelo agrícola sigan elevando su rentabilidad, requieren de la modificación de ciertas normativas. Por ello, la presión para modificar la Ley de Semillas y Creaciones Fitogenética Nº 20.247 que tomó un nuevo impulso en 2012; y la de Fitosanitarios (agrotóxicos), como ya lo ha expresado la Asociación de Cámaras de Tecnología Agropecuaria (ACTA) a fines de 2014.

La Ley de Semillas actual, que data de 1973, legisla sobre toda la producción, certificación y comercialización de semillas (no sólo las transgénicas), y establece una forma de propiedad intelectual sobre variedades vegetales denominada Derechos de Obtentor. La ley vigente reconoce que no lesiona ese derecho quien reserva y siembra semilla para su propio uso. La reforma lo que intenta es restringir cada vez más esa posibilidad, al tiempo que busca incrementar sanciones, otorgando a las empresas el poder de policía para controlar y fiscalizar los campos en el caso de que se presuma que la ley no se cumple.

La ley de agrotóxicos flexibilizaría las reglamentaciones de control de esos productos. Se eliminaría la posibilidad de “cancelación de un registro otorgado o la reclasificación de un producto” ante evidencia científica sobre efectos adversos y nocivos sobre la salud, desconociendo el “principio precautorio” establecido en la Ley General de Ambiente.

El modelo en los términos planteados se ha vuelto insostenible. La convivencia entre los agronegocios y otras formas de hacer agricultura no es la salida, ya que sólo llevan a la subordinación de esas agriculturas por los esquemas de producción y comercialización dominantes. Es urgente y necesario avanzar en políticas de transición hacia otro modelo agroalimentario, que vuelva a poner el eje en la producción de alimentos sanos y culturalmente apropiados; y en el cuidado de la biodiversidad y el resto de los recursos naturales, que son antes que nada bienes comunes.

* Becario doctoral del Conicet. Integrante del Espacio de Ecología Política del Movimiento Popular Patria Grande.

** Docente FSOC UBA. Integrante del Espacio de Ecología Política del Movimiento Popular Patria Grande.

Por Anabel Marín*, Lilia Stubrin** y Antonella Perini***

“El desafío es diversificar”

La importancia de la diversificación productiva para el crecimiento de los países ya casi no se discute. La historia muestra que el crecimiento y la expansión en el número de productos producidos y exportados van de la mano. La pregunta más importante, sin embargo, permanece elusiva. ¿Cómo incentivar un proceso de diversificación productiva en América latina? ¿Qué tipo de actividades incentivar y con qué tipo de incentivos?

La respuesta parece no ser sencilla, pues las experiencias y condiciones del pasado difícilmente se repitan. El éxito de los cuatro Tigres Asiáticos ha demostrado que la diversificación y el desarrollo son alcanzables, pero la ventana de oportunidad utilizada por aquellos ya no está disponible para los nuevos entrantes. Además, América latina tiene dotaciones de factores y una historia de inserción en el comercio mundial muy diferentes a las de los países asiáticos.

Una idea nueva está ganando al momento: los recursos naturales pueden ser utilizados como plataforma para el desarrollo de nuevas actividades productivas y tecnológicas basadas en conocimiento. Estos no sólo están utilizando crecientemente nuevo conocimiento y tecnologías sino también desarrollándolos. Además, las diversas condiciones agroecológicas generan demandas de actividades de innovación a nivel local que pueden incentivar el desarrollo del entramado productivo doméstico.

El sector agrícola en la Argentina y Brasil es un buen ejemplo, pues su dinamismo en los últimos años ha traccionado a otros como el de maquinaria agrícola, servicios informáticos y semillas. En este proceso han emergido algunas empresas domésticas de cierta envergadura. Sin embargo, si no se establecen políticas de apoyo a estas empresas y al tipo de capacidades que están desarrollando, no está claro que puedan continuar su expansión y ser base de un proceso de diversificación sostenible. En esto, el caso de las semillas es paradigmático.

Junto con la expansión masiva en la agricultura, la tasa de innovación en semillas se ha expandido significativamente en la región. Las semillas se han transformado en un bien intensivo en conocimiento. Pese a la importancia de unas pocas empresas multinacionales que desarrollan eventos transgénicos, algunas empresas e instituciones domésticas están jugando un papel central. Sus soluciones tecnológicas son altamente demandadas a nivel local y explican gran parte de las mejoras en producción y productividad. En la Argentina y Brasil, para los principales cultivos industriales, tres de las primeras siete empresas más importantes son de origen argentino. Don Mario, por ejemplo, es líder en soja en los mercados más importantes de la región: 50 por ciento en la Argentina y cerca del 40 en el sur de Brasil.

Esto les ha permitido permanecer y negociar con las grandes multinacionales las condiciones de reparto de la renta y acceso a tecnologías. Sin embargo, las condiciones institucionales actuales amenazan su supervivencia. Los regímenes de propiedad intelectual, por ejemplo, crean una situación de desequilibrio, ya que favorecen a las empresas multinacionales frente a las domésticas. Dentro de éstos, los propietarios de variedades vegetales (típicamente firmas domésticas) no pueden acceder a los genes protegidos por patentes sin licencia, mientras que los propietarios de genes (típicamente multinacionales) pueden legalmente acceder a las variedades vegetales sin la autorización de los obtentores y sin compensación.

Estas asimetrías hacen que Monsanto, propietario de los genes, pueda captar el 66 por ciento del valor de las semillas de soja, mientras que el otro 33 se reparte entre los desarrolladores del germoplasma (por ejemplo, Don Mario) y las empresas que multiplican las semillas. Esta situación ha llevado a muchas empresas a desaparecer o ser absorbidas.

Una visión negativa de los recursos ha militado en contra de políticas para incentivar la acumulación de capacidades en sectores de recursos naturales. Aún hay importantes desafíos que pueden y deben ser abordados por políticas públicas para que las empresas domésticas puedan ocupar un lugar importante en las cadenas de valor globales de innovación en semillas. De lo contrario, hay riesgo de perder una interesante oportunidad.

* Investigadora de Conicet y Cenit/Untref.

** Investigadora del Cenit/UNL.

*** Investigadora del Cenit.

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-264269-2015-01-19.html

Presentación del ejemplar 35 de la Revista Devenir: jueves 15 a las 19 en La Revuelta

hacernos preguntas de otro mundo

con las participaciones de Jérôme Baschet, historiador y autor de “Adiós al capitalismo” y del articulador de pueblos y procesos Manuel Rozental
encuentro para debatir
jueves 15 en La revuelta
Con un 2015 que en la Argentina amanece marcado por el pulso electoral, desde DEVENIR presentamos nuestro ejemplar número 35 que al plantear el inicio de un nuevo tiempo, de las bases del poscapitalismo, nos sirve para proponer un escenario bien diferente a aquel que nos imponen.


Mientras el juego de partidos y agrupaciones con sus candidatos sonrientes y todopoderosos para maquillar el sistema parece dominar la escena, aspiramos a poder hablar de lo importante, de lo esencial, de lo urgente y necesario, de las maneras que tenemos a mano para intentar avistar cómo terminar con la barbarie capitalista.

Por eso, para debatir y avanzar en las formas que adquiere el combate contra el capital y sus instrumentos, charlaremos con el historiador franco-chiapaneco Jérôme Baschet (autor del inspirador libro “Adiós al capitalismo”) y con el colombiano y articulador de pueblos y procesos Manuel Rozental.La cita es el jueves 15, desde las 19 en La Revuelta (Av. La Plata 594, Capital)


devenir -colectivo de papel-
www.revistadevenir.com.ar
www.revistadevenir.blogspot.com
facebook Cooperativa Lacandona
facebook Colectivo Devenir

 

Obesidad y sobrepeso – Nota de Pedro Lipcovich en Página 12

ARGENTINA ES EL PAIS DE AMERICA LATINA CON MAS CASOS DE CANCER ATRIBUIBLES A ESA EPIDEMIA

Obesidad y sobrepeso, con más riesgos

Medio millón de casos de cáncer son atribuibles a la obesidad y el sobrepeso, señaló un estudio internacional. En Argentina se estiman en 5000 los casos. El Ministerio de Salud calificó de “preocupante” el incremento de la obesidad.

Por Pedro Lipcovich

La Argentina es el país de América latina con más casos de cáncer atribuibles a obesidad y sobrepeso, y el segundo país del mundo en ese ranking. Así lo indica un estudio internacional recientemente publicado: en el mundo, el “alto índice de masa corporal” se vincula con cerca de 500.000 casos anuales de cáncer en adultos; en la Argentina, del 4 al 5 por ciento de los casos de cáncer son atribuibles al sobrepeso, lo cual totaliza cerca de 5000 casos al año. Los datos así revelados dieron lugar a una advertencia a la población, difundida por el Ministerio de Salud, ante “el preocupante incremento de la obesidad en nuestro país, que entre 2005 y 2013 pasó del 14 al 20 por ciento de la población adulta”. Entre los cánceres más asociados con la obesidad están el de útero, el de vesícula, el de colon y, en mujeres posmenopáusicas, el de mama.

La investigación fue publicada en la revista The Lancet y efectuada por un equipo de científicos de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dirigido por Melina Arnold en Lyon, Francia. Se propuso investigar “la carga global de cáncer atribuible al alto índice de masa corporal (IMC)”. Este último se obtiene dividiendo el peso expresado en kilos por la altura en metros elevada al cuadrado, y se lo considera “alto” cuando es igual o superior a 25 kg/m2. El texto advierte que “el sobrepeso y la obesidad se han incrementado en todo el mundo”, al punto de que “el 35 por ciento de la población mayor de 20 años tiene sobrepeso, y el 12 por ciento es obeso (IMC igual o mayor a 30 kg/m2)”. También recuerda que “la prevalencia de exceso de peso en adultos aumentó un 27,5 por ciento entre 1980 y 2013, aunque el aumento se ha frenado en los últimos años en algunos países europeos y en Estados Unidos”.

Asumiendo un intervalo de diez años entre la medición del IMC y la aparición de cáncer, utilizaron estimaciones mundiales de IMC en 2002 y las cruzaron con los datos mundiales sobre incidencia de cáncer correspondientes a 2012. También calcularon la proporción de cánceres que potencialmente hubieran podido evitarse si las poblaciones hubieran mantenido el IMC registrado en 1982.

Concluyeron que “481.000 nuevos casos de cáncer en personas de 30 o más años fueron atribuibles al elevado IMC”. Esta cantidad constituye el 3,6 por ciento de todos los nuevos casos de cáncer en ese rango de edad. La proporción “fue mayor en mujeres (5,4 por ciento) que en hombres (1,9 por ciento). Y los casos de cánceres atribuibles a la obesidad fueron más “en países con índices de desarrollo humano alto y muy alto (4,8 y 5,3 por ciento, respectivamente), que en aquellos con índices moderado y bajo (1,6 y uno por ciento)”.

Los tipos de cáncer más frecuentemente vinculados con el sobrepeso fueron “el de útero, el de mama (después de la menopausia) y el de colon, que representaron el 63,6 por ciento de los cánceres atribuibles al alto IMC”. Y “un cuarto (alrededor de 118.000) de los casos de cáncer relacionados con el alto IMC en 2012 podrían atribuirse al incremento en el IMC desde 1982”.

Según los investigadores, “estos hallazgos enfatizan la necesidad de un esfuerzo global para reducir la creciente cantidad de personas con alto IMC. Asumiendo que la asociación entre alto IMC y cáncer es causal, la persistencia de los actuales patrones de aumento de peso de la población conducirá a incrementos continuos en la incidencia del cáncer”.

La mayor presencia de cánceres relacionados con el alto IMC se registra en América del Norte, con el 9,4 por ciento del total de cánceres en mujeres y el 3,5 por ciento del total de cánceres en hombres. Le siguen Europa del Norte y Europa occidental. Pero, en el registro específico para los países, la más alta proporción se registra en la República Checa, con el 5,5 por ciento, seguida por Argentina y Jordania con el 4,5 por ciento, luego vienen el Reino Unido y Malta con el 4,4 por ciento.

Otro trabajo, también publicado en The Lancet, en agosto pasado, investigó específicamente la relación entre el IMC y los tipos de cánceres más frecuentes. El estudio incluyó 166.955 casos que abarcaban los 22 tipos de cáncer más frecuentes. En 17 tipos de cáncer se halló relación con el sobrepeso. La mayor asociación se registró para los cánceres de útero, vesícula biliar, riñón, cuello de útero, tiroides y leucemia. También se encontró relación con los cánceres de hígado, colon, ovario, y posmenopáusicos de mama.

El Ministerio de Salud de la Nación, citando el trabajo de la IARC, lanzó una advertencia “sobre el riesgo de cánceres ligados con la obesidad”. Su texto recuerda que “evitar el sedentarismo, mantener una alimentación saludable y tratar oportunamente el sobrepeso y la obesidad reducen los factores de riesgo de padecer cáncer, pero también para otras enfermedades, como diabetes tipo 2, litiasias vesicular, hígado graso, apnea del sueño, enfermedad coronaria, enfermedad cerebrovascular (ACV), insuficiencia cardíaca, hipertensión y artritis, entre otras”.

Jaime Lazovski, secretario de Promoción y Programas Sanitarios de la Nación, destacó como “preocupante el incremento de la prevalencia de obesidad en nuestro país, que en 8 años pasó de un 14 a un 20 por ciento de la población adulta, lo cual implica un aumento del 42 por ciento. Si sumamos a las personas con sobrepeso, estamos hablando de casi un 60 por ciento de la población”.

Según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, realizada en 2013, “en la Argentina seis de cada diez personas registraron exceso de peso y dos de cada diez presentaron obesidad”.

http://www.pagina12.com.ar/diario/ciencia/19-263859-2015-01-14.html

Los desmontes de la soja – Nota de Darío Aranda en Página 12

CUATRO PROVINCIAS CONCENTRAN EL 80 POR CIENTO DE BOSQUES ARRASADOS

Los desmontes de la soja

Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco concentran el 80 por ciento de las hectáreas arrasadas. En Salta, comunidades wichís reclamaron al gobernador Urtubey un freno al desmonte, pero no obtuvieron respuesta. Críticas de la Universidad de Salta.

 Por Darío Aranda

En Argentina se produce el 4,3 por ciento del desmonte mundial y se arrasa una hectárea cada dos minutos. Salta es una de las principales provincias en las que el modelo agropecuario avanza sobre el monte nativo. “El bosque es nuestra vida. Sin él no somos nadie”, reclamaron comunidades wichí mediante una carta abierta al gobernador, Juan Manuel Urtubey. La Escuela de Antropología de la Universidad Nacional de Salta (UNSA) alertó sobre la “extinción” de los pueblos originarios y definió la grave situación diciendo que “bien podría calificarse como genocidio”.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, según sus siglas en inglés), donde participan más de 300 científicos de todo el mundo, alertó en marzo pasado que el 4,3 por ciento de la deforestación global ocurre en la Argentina. En el ámbito local, la Secretaría de Ambiente de la Nación publicó en noviembre el informe “Monitoreo de la superficie de bosque nativo de Argentina”. Precisa que entre noviembre de 2007 (cuando se sancionó la Ley de Bosques) hasta fines de 2013 se arrasaron 1,9 millón de hectáreas. Un promedio de una hectáreas cada dos minutos. En cuatro provincias se concentra el 80 por ciento de los desmontes: Santiago del Estero, Salta, Formosa y Chaco.

La primera semana de agosto, las comunidades wichí San José de Cuchuy, Laguna de Cuchuy, Chaguaral y El Duraznillo acamparon y frenaron topadoras en el municipio de Ballivián (departamento salteño de San Martín), para defender el único monte que les quedaba. En septiembre, las mismas comunidades escribieron una carta pública al gobernador, Juan Manuel Urtubey. “El monte nos da comida, es nuestra farmacia a cielo abierto, también es nuestra fuente de trabajo, nos provee el chaguar para nuestras artesanías. Le solicitamos retire los permisos de desmonte que otorgó”, reclamaron y le recordaron la vigencia de la Ley de Bosques (que protege el monte) y la ley 26.160 (que prohíbe los desalojos indígenas y ordena relevar los territorios). No tuvieron respuesta.

La Escuela de Antropología de la Universidad Nacional de Salta reúne a docentes, egresados y estudiantes. Emitió una inusual y dura declaración pública (respaldada por el Consejo Directivo de la Facultad de Humanidades): “Expresamos nuestra más profunda preocupación por los desmontes autorizados, que constituyen una violación a la Ley de Bosques y a los derechos de los pueblos originarios y familias criollas que habitan esos sectores, poniendo a los mismos en grave riesgo para su supervivencia en un corto plazo”, alerta.

Resalta que para indígenas y campesinos no es sólo bosque, sino que el monte hace a su vida. Los antropólogos de la UNSA precisan las consecuencias en la salud, el hambre, la desnutrición y la contaminación. Y cuestionan a los funcionarios: “Sus acciones no respetan los derechos indígenas reconocidos por la Constitución nacional y demuestra su funcionalidad y lealtad a los intereses de lucro a corto plazo de un puñado de empresarios, cuya codicia no repara en los costos ambientales y humanos”.

La Escuela de Antropología de la Universidad de Salta denuncia la violación de derechos humanos de los pueblos indígenas y destaca que “este accionar (desmontes y desalojos) bien podría calificarse como genocidio, delito de lesa humanidad que no prescribe”.

En Salta se desmontaron, desde 2006, 654.000 hectáreas. El principal motivo es el avance del modelo transgénico. En el 2000, en la provincia existían 210 mil hectáreas con soja. La última campaña aumentó a 600 mil hectáreas. El maíz transgénico pasó de 61 mil hectáreas (en el 2000) a 162 mil (en 2013). Otro factor es el corrimiento de la frontera ganadera, expulsada (también por la soja) de las tierras que ocupaba, avanza sobre tierras campesinas, indígenas, de monte nativo. En el 2000 había en Salta 420 mil cabezas de ganado bovino. En 2010 (última estadística disponible) llegaba a un millón de cabezas. El gobierno de Salta anunció en 2013 que planea cuadruplicar el stock ganadero para 2030. “Este avance sobre los derechos de los pueblos indígenas implica su extinción”, alerta el documento de la Escuela de Antropología.

Catalina Buliubasich, de la Escuela de Antropología y codirectora de la Maestría de Derechos Humanos de la UNSA, destacó la necesidad de puntualizar en el “aspecto humano” del desmonte, evaluó la situación como “muy preocupante” e insistió en que “está en riesgo la supervivencia” de los pueblos originarios. “Soja, desmontes, desalojos, desnutrición, pérdida de cultura e identidad, enfermedades. Es una transformación compulsiva que pone en grave riesgo la vida indígena. No puede haber silencio ante esta situación que urge revertir”, instó Buliubasich.

En noviembre pasado, más de 100 organizaciones sociales y científicos enviaron un documento a la Secretaría de Ambiente de la Nación y al Consejo Federal de Medio Ambiente para que intervengan frente a los desmontes en Salta. El 18 de diciembre, el gobierno salteño derogó dos decretos (de 2010 y 2011) que permitían esquivar la Ley de Bosques y pasar topadoras en territorios protegidos. Según Greenpeace, con esa metodología se habían arrasado 130.000 hectáreas de monte nativo.

La derogación de los decretos fue bien recibida por las organizaciones sociales, académicos y comunidades campesinas e indígenas. Pero el 29 de diciembre volvieron a desmontar. El wichí Jhonatan Félix, de la comunidad Pastor Senillosa, denunció que diez topadoras arrasaron el monte de la finca Cuchuy, uno de los epicentros de conflicto entre empresarios y pueblos originarios.

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-263860-2015-01-14.html

Entradas más antiguas «

» Entradas más recientes